The Last Story

Los RPG japoneses han estado largo tiempo mirando con impotencia los cambios que su entorno estaba sufriendo. Impasibles ante ésto, se mantuvieron fieles a sus premisas de siempre y ésto provocó un estancamiento inevitable, y empezaron a surgir las evidentes sospechas de que el género no podía (o no sabía) adaptarse a los tiempos que corren, mientras que los RPG occidentales fueron ganando en popularidad progresivamente.

Con el paso del tiempo, los gritos de agonía de la consola de sobremesa de Nintendo han traído juegos como Xenoblade Chronicles o como el juego del que hoy voy a escribir, que aunque las comparaciones sean odiosas, lo cierto es que ambos dan un repaso al género y demuestran no sólo que éste no estaba muerto sino que dentro de él también se puede innovar, y concretando con The Last Story, también coge un poco de otros géneros y lo mezcla en una mecánica de juego intuitiva pero también exigente, y con una historia propia de la época dorada de los JRPG.

Sigue leyendo

Sin & Punishment: Successor of the Skies

Cuando Nintendo 64 empezaba a dar signos de fatiga por haber terminado su ciclo de lanzamientos estrella, Treasure publicó Sin & Punishment, un título frenético en el que tenías que enfrentarte, sobre raíles pero pudiéndote mover de derecha a izquierda, a muchos enemigos a la vez controlando al personaje y a la mirilla con la que disparabas a través del mando. Su calidad era incuestionable y rápidamente se convirtió en un juego de culto, pero el cartucho nunca salió de Japón aunque las voces de su versión original estaban en inglés y se intuía que el juego se diseñó pensando que aparecería por tierras occidentales.

Oficialmente, nunca pudimos disfrutar del juego hasta que salió para la consola virtual de Wii, pero gracias a este hecho se avivó la esperanza de que su secuela para Wii podría aparecer por aquí y así fue finalmente. Hoy voy a hablaros de esta segunda entrega que Treasure (Gunstar Heroes, Mischief Makers) publicó después de tanto tiempo: Sin & Punishment: Successor of the Skies.

Sigue leyendo