Kid Icarus Uprising

Mucha gente se preguntó jugando a Smash Bros Brawl de Wii que quién era el ángel aquel que podían usar luchando contra Mario, Link o Samus como si fuese uno más, y no les culpo, porque no volvió a verse desde Game Boy ningún juego protagonizado por él.

Después de veinte años desde su última entrega, la saga Kid Icarus vuelve a hacer acto de presencia, pero esta vez de la mano de Masahiro Sakurai siendo el único juego que veremos de Project Sora, y cambiándolo bastante si lo comparamos con sus anteriores ediciones porque pasa de ser un beat ‘em up a ser un shooter en tercera persona. Como es de esperar, vuelves a ponerte en el pellejo de Pit  para volver a enfrentarte a la renacida Medusa porque de nuevo quiere destruir a la humanidad.

El juego está repleto de acción y de humor por partes iguales, con PNJ’s carismáticos, eventos y conversaciones en tiempo real, y por supuesto, enemigos cuya única meta en su vida es hacer de tu existencia un infierno. A veces mientras charlas con algun PNJ, el propio boss del nivel en el que estás entra en la conversación y comienzan unas discusiones que suelen ser bastante divertidas. Es una pena que el juego no lo doblaran al castellano, porque como los eventos y las conversaciones suceden en tiempo real, es difícil enterarte de lo que pasa si tienes que leer mientras luchas.

La jugabilidad es bastante parecida a la de Metroid Prime Hunters, es decir, con una mano manejas a Pit y con la otra, empleando la pantalla táctil, apuntas para disparar a todo lo que se mueva, pero éso sí, también podrás atacar cuerpo a cuerpo si te acercas lo suficiente a un enemigo. En mi caso, al ser zurdo sería complicado jugar, porque al usar el stylus con la zurda y teniendo el stick de la consola a la izquierda, por mucho que lo hayan adaptado a los botones de la derecha (para jugar igual que en MPH), no se pueden comparar esos cuatro botones con un stick. Afortunadamente los programadores pensaron en ello y hicieron el juego compatible con el circle pad pro.

La banda sonora recicla temas de la NES, algunas veces siendo un port directo (como por ejemplo, cuando te ve un funesto) y otras veces siendo adaptadas a los nuevos tiempos añadiéndoles nuevos elementos melódicos. También contiene temas nuevos que sirven de levadura para la masa.

Conforme avanzas en la historia vas adquiriendo nuevas armas como arcos, espadas, mazas o cañones, entre otras. Cada una tiene sus puntos fuertes y sus puntos flojos (un arco es bueno a distancia pero malo cuerpo a cuerpo, y con una maza pasa lo mismo, pero al revés). Las armas tienen su puntuación de poder de ataque y habilidades que te permiten por ejemplo envenenar, dar un golpe de más o tener un aumento en la defensa mientras la llevas equipada. Puedes fusionar dos armas para obtener una que suele ser mejor, a no ser que seas un cafre y fusiones una birria con una buena arma, porque con eso lo único que consigues es malgastar un arma buena (hay que hacerlo con cabeza). Podrás convertir un arma en gema, y aprovechando las opciones que da el Street Pass, cada vez que te cruces con alguien que tenga el juego éste la obtendrá, y a cambio él te dará otra. Explicaré un poco mas adelante como convertirlas de nuevo en armas.

También conseguirás dones, que si te los equipas y los usas podrán, por ejemplo, curarte o hacerte invencible durante unos segundos. Para equipártelos entrarás en un panel (una cuadrícula, para que nos entendamos), y los dones se muestran como piezas de tetris. Si los encajas bien te caben más, es así de simple. Contra más poderoso sea un don mas espacio ocupa (por ejemplo, armadura natural nv1 ocupa menos que la de nv3).

Pit es un ángel pero no puede volar, y la diosa Palutena (a quien sirve) le presta su ayuda y le concede el don del vuelo durante cinco minutos, que son breves pero intensos, pues te enfrentas a enemigos en el aire al más puro estilo de Sin and Punishment hasta que llegas a tu destino, y entonces realizas tu misión a pie. También podrás pilotar vehículos (hay tres distintos) en alguna que otra misión.

Al derrotar enemigos o al moler armas obtendrás corazones, que podrás utilizar como moneda de cambio para comprar armas, subir la intensidad de las misiones, convertir gemas en armas, etc. Al subir el nivel de las fases los enemigos dejarán caer mas corazones, se abrirán puertas que te darán acceso a atajos, o suculentos cofres del tesoro, aunque para conseguirlos tendrás que derrotar a los enemigos que lo custodian.

Los enemigos a los que te enfrentas son los mismos que en sus antiguas ediciones, desde los molestos Plutón, que si te alcanzan te robarán (antiguamente te robaban objetos como la flecha flamígera y ahora te roban un objeto que hayas conseguido en el capítulo en el que estés), el brujo berenjena (que si te da con los frutos que te arroja te convierte en berenjena), y por descontado, los bosses de la primera entrega también aparecen. Por supuesto, también hay enemigos nuevos y alguno que otro guiño a otras sagas de la franquicia, como el Monstroide (¿de dónde lo habrán sacado?).

Hidra, un boss rescatado de la primera entrega

Otra opción disponible es un peculiar sistema de logros llamado tesoros, que está representado en una cuadrícula y cada vez que desbloqueas uno el cuadro en cuestión se destapa y muestra una parte de una ilustración, y con ello conseguirás armas y dones, o irás desbloqueando nuevas armas como el arco de Palutena. Aparte también conseguirás trofeos, que viene a ser una especie de registro de los personajes, lugares, enemigos, etc., representados en modelos en 3D y con un texto explicativo en cada uno de ellos, y que también puedes desbloquear gastando monedas de las que ganas caminando con la 3ds, o escaneando unas cartas del juego por la cámara de la consola, etc.

El modo multijugador permite que te líes a mamporros con otros jugadores en red local o por internet (pueden luchar hasta seis personas por sala). Hay dos modos distintos: supervivencia y luces y sombras. El primero es el típico de todos contra todos, mientras que el segundo es por equipos, luz y oscuridad (no se calentaron mucho el tarro). Cada bando tiene una barra que decrece cuando muere algún miembro del equipo (contra más poderosa sea el arma equipada del difunto más bajará ésta), y cuando la barra baja del todo el último en morir se convierte en una ángel que si lo derrotas tu equipo gana. Jugando online también podrás ir adquiriendo corazones y armas.

Conforme va pasando el tiempo van apareciendo piezas de un arma que se llama Aurora, que si la completas, que es bastante complicado, los del otro bando se pueden ir preparando, porque ni Rambo en sus mejores escenas era tan bestia. Lo que no me gusta mucho es que el escenario de combate sea aleatorio.

El título aporta una brisa de aire fresco a los clásicos de Nintendo, no trata de parecerse a sus hermanos mayores de NES y Game Boy, y vuelve a demostrar a los que piensan que 3DS es una DS normal pero con 3D que se equivocan. Si tenéis una 3DS lo considero una compra obligatoria.

2 thoughts on “Kid Icarus Uprising

  1. Este es el juego que más horas me ha tenido pegado a mi 3DS sin contar el Super Street Fighter IV, la verdad es que el diseño de los personajes y de los escenarios es soberbio, de lo que más me ha impresionado en la consola, en online soy un paquete pero está bien conseguido, la única pega que le encuentro al juego es que en este modo los escenarios son aleatorios… Y bueno, y puestos a pedir, un doblaje tampoco habría estado mal por lo que dices también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s